jueves, 21 de agosto de 2008

La primera cena

Dicen los entendidos que lo importante de la vida es ser feliz,hace dos días tuve la grata sopresa de una llamada telefonica de un cliente del bar a quien siempre pongo el café como me da la gana,invitandome a una cena con sus amigos (y tambien clientes del bar)a un furancho,que es para el que no sabe, una casa particular que hace de restaurante de tipicas comidas gallegas pero todo muy casero.
Claro está que no me lo iba a perder y accepté de buena gana,eran 7 en total y solo los conocía de tratarlos en el bar pero en seguida me hicieron sentir como uno mas,eso si me hicieron un questionario de me vida que acabé contando lo que tengo hecho en mis 30 años de existencia,pero como decían ellos es normal soy el nuevo.
Fue una cena muy agradable con chorizos,tortilla,lomo,pimientos de padron,pulpo y como no un albariño gallega casera que segun me contaron estaba muy bueno.
la compania fue excelente y poco a poco iba conociendo mas de este gente que hacia un par de días no pasaban de ser unos clientes más.Siempre digo que la risa es lo mejor que tenemos los seres humanos y adyer hacia tiempo que no reia tanto especialmente cuando una de ellas pidiera un descafeinado de maquina en un furancho.
Salimos de allí a la 1 de la madrugada casi y aun fuimos tomar una copa en un bar cercano(y eso que varios trabajaban hoy y alguna entraba a las 6:30 de la mañana) estuvimos jugando al futbolin donde demostré que aun no me olvidé de ser portero por desesperacion de Basí
De verdad que a veces no se sabe a quien podrás conocer mañana y me produce una gran satisfaccion a ver conocido este gente despues de servirle tanta café,y como dije al principio lo importante de este vida es ser feliz y guardar esos momentos para cuando lo necesitas doy las gracias a ellos todos para hacerme sentir un poco mas feliz y espero poder repetir pronto un saludo.

jueves, 7 de agosto de 2008

San Mamed


Desde los 15 años,hasta los 20 viví en Taboexa un pequeño y pintoresco pueblo en el sur de Galicia.
Antes vivía en Inglaterra en una cuidad a unos 20 km de Londres,me acuerdo que el cambio fue brutal pero ese historia queda para otro día,ya que hoy voy hablar de lo mejor de Taboexa.
Sin duda alguna lo mejor de este pueblo era la fiesta de San nomedio(o San Mamed en gallego)que se celebra el 7 de agosto.
Me acuerdo de levantar temprano preparar una mochila con una botella de agua una bocata y poco mas, reunirme con la pandilla de siempre y salir a pie para subir los 657 metros del monte San mamed.Después del típico foto de salida íbamos encontrando por el camino el resto de la pandilla casi toda formado por Madrileñas veraneantes en el pueblo, también había un chico mallorquín y unos chicos franceses.
El camino al principio era divertido para todos charlando bromeando y de risas pero cuando el terreno empezaba subir los veraneantes se iban cansando y había que ayudarles hablándoles mientras que acelerabas el paso.
El camino normalmente era rocoso de tierra y se metía atreves de los arboles hasta mas o menos la mitad donde ya no había tanto pino y hasta arriba solo había cortafuegos y toxo(típica planta gallega con pinchos y tocahuevos).
Después de dos horas y media mas o menos llegábamos a la fuente que nos proporcionaba agua muy fría que salía de los mismísimo entrañas del monte,también hay una poza donde siempre acabábamos dentro y tirando la gente que pasaba por allí(como la hija del cura)daba igual se los conocías o no iban todos a la poza.
Después llegaba la cuesta.........si si LA CUESTA,mi madre, después de dos horas y media tocaba subir una cuesta tan empinada que poco mas te daba ganas de dar medio vuelta,los mas machos siempre intentaban hacer un sprint final.
Normalmente subía casi todo el pueblo pero si guardabas una mesa unos días antes por lo menos comías en condiciones y vaya banquetes que no pegamos,Pechuga rebozada,filetes, empanadas gallega,chorizos y como no posiblemente la mejor tortilla del mundo,que tortilla señores probar para creer.
Siempre había mucha gente,bailes con la banda de música, gaiteiros, de verdad era una fiesta típica gallega.Desde arriba podías ver hasta Portugal por donde pasaba el miño,a tu derecha estaba el campo de fútbol del pueblo, tenías todo el pueblo a tus pies.
Hace unos cuantos años que no subo pero me acuerdo siempre,muchos de esos amigos ya no lo son otros no sé nada de ellos pero algunos siguen siendo amigos.
Para mi era el climax del verano a partir del 7 de agosto lo madrileños volvían a Madrid los Franceses a Francia y quedamos los 4 de siempre en un pequeño pueblo al sur de Galicia

martes, 5 de agosto de 2008

Lisboa Querida

Lisboa querida, cuidad del fado,de historia y de encanto.Bajo la mirada y bendición del mismísimo Jesús de nazaré, ni el fuego ni la tierra pudieron con ella.

Con sus estatuas de Reyes, victoriosos en batalla y con sus calles con adoquines y ascensores de 100 años,encantará por su belleza de tal manera que no quieras marchar.

Desde el castillo de San Jorge (quien mató un dragón por amor a una princesa o eso dicen) se puede ver toda la cuidad como una alfombra persa,desde El Rocío pasando por Belén para acabar por el Río Tejo para contemplar su puente demostrando que lo moderno también tiene un hueco.

El olor a castaña asada y pasteles de mil colores hunde la cuidad con olores de todo tipo,su gente amable bondadosos y característicos dan vida a este cuidad,cantantes de fado exhibiendo en la calle, sus poemas tristes de tiempos ya pasados pero que nunca se deben olvidar.Donde era prohibido cantar, hablar o opinar.

Mi Lisboa querida,siempre estarás en mi corazón, porque ya sé que uno es de donde pace, pero nunca se olvida donde uno nace.

Gracias Lisboa por hacerme sentir que me vuelvo a casa.

domingo, 3 de agosto de 2008

La Canoa

Cuando mi madre me dijo que tengo mucha boca no pensaría que acabaria teniendo razón.

El otro día un amigo mio me invitó a un paseo en canoa por el miño y yo tan prepotente y seguro de mi mismo acepte de buena gana con alardes de mi buena forma física aunque ocultado bajo una apariencia de buen vividor.Pues ahí estaba a las 3:30 de la tarde después de comer un buen plato de ternera asada con mi amigo y su hermano empujando la canoa al río y intentando subir.
Los primeros 10 minutos no estaba mal pero pronto descubrí que no era capaz de mantenerlo derecho y no avanzaba en linea recta sino iba zigzageando río abajo.Bajo un intenso sol y con un dolor de espalda que me mataba ya empezaba a pensar que no fue una de mis ideas más brillantes esto de andar en canoa.
Después de lo que perecía una eternidad encontramos una playita en el lado portugués del río que tenia buena pinta y sobre todo estaba cerca de un pueblo donde se podía conseguir unas cuantos cervezas, para refrescar vamos,después de tanto esfuerzo.Allí encontramos un chico montado en un quad acompañado por su novia nos preguntó si le dejamos probar las canoas y sin pensarlo dos veces hice un trueque,yo les dejaba las canoas y el me llevaba a buscar las cervezas.Fue lo mejor de la tarde tumbado allí tomando la cerveza(que realmente era un Kas)viendo como el portugués se daba cuenta que no era oro todo lo que reluce y que lo de andar en canoa no era tan fácil como aparentaba.
Dejamos nuestros amigos Portugueses y seguimos río abajo ya cogido el truco de dirigir fue todo mas fácil y sobretodo mas tranquilo, solo en medio del rio escuchando el roce de los remos con el agua fría y cristalina del Miño.A los 4 horas de partir llegamos a nuestro destino cansados mojados pero sobretodo contentos por haber vivido una experiencia mas, lo recomiendo a todo mundo que lea esto probarlo porque es una experiencia única.
Le doy las gracias a mi amigo por invitarme y a su hermano por tan buen sentido de humor.

Siempre en manada.

Siempre en manada.