domingo, 14 de septiembre de 2008

La bicicleta

Domingo 10 de la mañana,una de las cosas buenas de galicia es su paisaje y una de las mejores maneras de descubrirlo es en bicicleta por eso todos los Domingos unos amigos y yo nos levantamos temprano y salimos en bici a buscar nuevos caminos y montes a que subir y bajar.
No es que mi forma física me ayude mucho y muchas veces por el camino me pregunto que hago a estas horas sudando como un cerdo con un dolor de piernas que no aguanto intentando subir este monte que obviamente no estaba hecha para la bici, ni para mi.De hecho cuando un amigo me convenció para comprar la bici no estaba de todo seguro que era buen idea y las primeras veces no me gustaba nada.Pero tal como iban pasando los días me esta llegando a divertir como un niño.
Cuando llegas arriba te sientes como Dios y después tienes la recompensa en la bajada por caminos de tierra rozando la caída en cada curva que te dispara la adrenalina y hasta te da la risa como si fueras un loco.
Hoy salimos como siempre y subimos a un monte de nombre San Adrián después de una primera cuesta con la lengua fuera y que parece que no te llega el aire que respiras sigues hasta una capilla y un merendero,hoy había fiesta con una banda de música y pulpeira incluida.
Ahí paramos para reponer fuerzas para la bajada de 15 minutos que nos esperaba.Desde lo alto hay unas vistas que son de película y a veces te preguntas como fuiste capaz de subir hasta ahí.
todos los ciclistas que encuentras por el camino te saluden como si perteneces un clan de chalados que en vez de dormir un domingo por la mañana se dedican a sufrir par obtener una recompensa que solo un ciclista lo entiende.
Toca bajar que divertido es bajar nunca tienes control total, siempre hay ese pequeña porcentaje de descuido que te puede llevar al suelo, curvas ciegas caminos agrietadas por el agua y un dolor de brazos que te dice que sigues conduciendo tu y no la bici,Adelantamientos de infarto, el pie al suelo intentando corregir la dirección y una velocidad que a veces te hace no querer frenar nunca todo esto atreves de lo montes gallegos con el paisaje volando a tu alrededor y que por un momento parece que haces parte del monte.Hoy no fue mi día de suerte en la bajada perdí las llaves de casa y hubo que subir un poco hasta encontrarlos y menos mal que Miguel tiene una vista de pájaro y los vio sino! mas adelante pinché y hubo que cambiar la rueda.Llegamos a casa a las 2 y con 30 km encima pero sintiendo vivo por el cansancio esto es un Domingo en Galicía y no lo cambio por nada.

Siempre en manada.

Siempre en manada.