domingo, 3 de enero de 2010

Trust. (primera parte)


Lluvia,caía gotas que quedaban suspendidas en las ramas de los arboles esperando a caer como lágrimas del cielo.El salia como de costumbre a trabajar,abrochando la cazadora de cuero para protegerse del frío.No le apetecía trabajar como casi todos los sábados,tener que servir a cuatro clientes que no tenia mejor cosa que hacer que tomar un café en un polígono industrial,lleno de cemento, fabricas y polución,pero hoy era distinto,era otra el sentimiento que tenia en mente.

Abrió temprano,para tener tiempo para el desayuno,un croisant,zumo y café que le sabia a rayos,unos cuantos clientes a ver luz en la cafetería llegaron a la puerta,solo para comprobar que no abría,aun no era hora y la puntualidad es muy Ingles quedaban 20 minutos y a El le gusta saborear el desayuno su comida preferida del día,mientras el café le calentaba su estomago pensaba adelantando unos cuantos horas y que iba hacer y decir,de que iba hablar y como mantener esa frialdad de alguien que ya no confía y no creía.Eran las ocho cuando abrió ni un minuto mas, ni un minuto menos.

La mañana iba pasando lentamente,mientras los cliente entraban y salían con sus ropas mojados y sus caras entristecidos por el gris del día,El le daba igual, de vez en cuando miraba de reojo al teléfono esperando una llamada de cancelación que nunca llegó,no estaba concentrado en su trabajo, menos mal que por la experiencia y los pocos clientes que tenía, los cafés salían por inercia.

Miró el reloj para comprobar que como no, que eran las 10:30,lleva años viendo la hora los sábados solo para comprobar que son las 9:30 o las 10:30,lo hace por instinto y no vuelve mirar la hora en todo día,ni para cerrar y como no, se puso a preparar un café doble templado y con espuma para colocarlo delante del cliente que acaba de entrar por la puerta.

¨Te veo contento hoy¨ le espetó un cliente que apuraba las ultimas gotas de su cortado,¨es que hoy es sábado amigo y hoy tenia ganas de venir a trabajar por una vez¨,le contestó amablemente y dando pie al que tenía a su lado, cancelar el plan que tenía para después, no picó y se limitó a sonreír para ella misma mientras se permitía una mirada fugaz por encima de su café templado que revolvía jugando con la espuma.Eran las 10:55 cuando marchó casi a la carrera solo para girar hacia el en el ultimo instante para decirle,¨después paso sobre las tres¨ ,¨vale¨, le contestó mientras le observaba subir al coche, no iba ver cancelación.

El resto de la mañana perecía que no quería pasar, era como ver una carrera entre una tortuga y un caracol,El se limitó a hacer su trabajo,mientras pensaba en las fantasmas del pasado reciente,¿iban a dejarle confiar de nuevo en alguien que tanto daño alguna vez le causó?,seguía lloviendo y las gotas caían por la ventana como lágrimas del cielo.


5 comentarios:

Dawidh dijo...

Huele a cagada... (no digo más)

Anabel dijo...

uuufff uuuffff uuffff no se que decirte amigo Teo...

Teogt500 dijo...

Que poca confianza en mi jejejeje.

Anabel dijo...

Oye! he podido escuchar el video...mola!

Poca confianza? Dawidh...no hemos dicho eso...verdad?

Dawidh dijo...

Confianza nula!

Siempre en manada.

Siempre en manada.