viernes, 15 de enero de 2010

The Wolf and the Monkey. (El Lobo y el Mono.)



La vida es lo más importante que tenemos, cada bocanada de aire que tomamos es un regalo y no se debe desaprovechar. A veces hace faltar luchar y enfrentarse a situaciones desagradables para preservar la vida de nuestras seres queridos.

A El le dolía verla así, pero no le quedaba opción, estaba seguro que era lo que tenia que hacer, el mono tomaba el control de cada una de las palabras que salían de su boca como veneno intentando hacer daño al que tenía delante, sus dientes afilados buscaba morder y su cara no era el que El recordaba, esa cara tan tierno y bondadoso que tantas veces le había ayudado en los momentos duros, ahora era una cara de desesperación, no le importaba nada más que quitarse ese mono de encima, daba igual a quien llevaba por delante.Pero El se mantuvo firme, impecable y decidido, tal vez tenia que haber tomado este decisión antes pero ahora no servía de nada arrepentirse, solo les servia a aquellos que quieran hacerle daño, tener algo que echarle en cara, así que se limitó a deshacer las bolsas de compra mientras Ella le chillaba.

El mono era grande después de tantos años alimentando, ahora tenía un tamaño enorme y El sabía que ahora en adelante lo iba a ver todos los días y tenía que aguantar este situación una y otra vez con la diferencia que ahora no era tan pequeño y también era grande, El mono ya no podía hacerle daño como antes.En un momento dado, el mono lleno de rabia, impotencia y dolor le tocó la fibra al lobo y este se encaró con el, le enseño los colmillos y rugió, rugió tan ferozmente que casi tiembla la tierra debajo de sus pies, un rugido que le salió de dentro, desde las entrañas, desde aquel oscuro lugar donde acumula el daño causado por tanta gente y que nunca será capaz de olvidar, el mono se echó atrás y su cara enfurecida se transformó en una cara de pena, de tristeza y las lágrimas rodaban por sus mejillas sin parar por el miedo que acaba de sentir, por haber visto en la cara del lobo una determinación aplastante por acabar con el.El lobo no cambió la cara por mucho que le suplicaba el mono, no iba a tener clemencia, no iba a confiar en promesas sin sentido, iba acabar con ese mono de una vez por todas.

La vida es lo más importante que tenemos, siempre merece la pena luchar por ella.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Así es, seguro que merece la pena intentarlo.Ánimo. Xx

Dawidh dijo...

Sabes lo que opino, mucha fuerza amigo!

Morpho dijo...

Cansion,los dos sabemos que es una carga pesada y grande.Hay veces que hay que sacar fuerzas y otras hay que inventársela para no reventar.Sabes que tienes mi apoyo para cuando veas que ese lobo ni enseñando los dientes se ve sin espacio de escape.
Acuérdate de que los lobos "siempre" van en manada",uno solo no obtiene la victoria.Lastima de que ese mono se a echo fuerte y es muy complicado de dominar.
Mucho ánimo y fuerza

Anabel dijo...

Qué decirte amigo mío? sobran las palabras...pero me quedo con eso de que los lobos van en manada...cuenta conmigo para eso!

Más besos amigo Teo...eres grande, muy grande!

Teogt500 dijo...

Wingman ya ves que no me pasé con la entrada jejejej y estoy convencido que merece la pena si no ¿para que?
Un abrazo.

Claro que sé como piensas Dawidh pero con estas entradas te hago ver como pienso yo un saludo amigo.

Morpho como se nota, que mejor que nadie entiendes como se siente cuando uno se enfrenta a estas situaciones la experiencia siempre cuenta.Ya me conoces y fuerza no tengo mucha pero terco soy un rato largo,estoy seguro que el Lobo acabará con el mono por las buenas o por las malas.
Un abrazo muy fuerte, cansion.

Querida Anabel esta claro que este Lobo tiene manada menos mal porque no es tan grande como crees.
Un besazo.

Siempre en manada.

Siempre en manada.