viernes, 14 de mayo de 2010

Carpe diem quam minimum credula postero.(Aprovecha el día y no confíes en mañana)


Es muy fácil decir lo que uno piensa, pero muy difícil decir lo que uno siente.

A veces nunca sabemos donde nos llevan los caminos que somos obligados a coger y lo que en un principio parece una tragedia se convierte en una oportunidad y acabamos encontrando a nosotros mismos, sin barreras, sin fachadas, sin tener que aparentar nada y simplemente disfrutando del día y viendo como las personas que nos rodean disfrutan a la par con nosotros.

El Lobo ya debería esta cansado, era tarde y el bosque estaba vacío sabia que tenia que tener cuidado a volver a casa, pero no quería volver por el camino de siempre porque ya estaba muy visto, quería descubrir otros caminos que le demostrara algo nuevo que le hiciera sentir libre, que le despertara su lado salvaje y más autentico y que le permitiera sentir feliz sin ninguna restricción. Empezó a correr en dirección desconocido, rodeando el camino de siempre, hacia frío pero siguió corriendo esquivando los baches que había por delante, el corazón le latía con fuerza y los pulmones parecía que le iba a salir por el pecho.

Estaba un poco perdido, no sabía donde estaba su hogar, pensó en dar vuelta y coger el camino de siempre ya que por lo menos llegaría antes pero de repente delante de El, vio entre los arboles la entrada de su guarida, empezó a correr mas rápido que antes casi volaba....pero tuvo que frenar. Justo delante se acababa el camino en un acantilado de rocas afiladas como dientes y tan profundo que no se veía el fondo y del otro lado, como no, estaba su destino. El Lobo dio la vuelta mientras lamentaba tener que volver atrás mientras caminaba pensaba si podía saltar para poder llegar al otro lado, era una distancia considerable y la caída sería mortal, seguía caminando en dirección opuesta al acantilado cuando de repente paró tenía ese  brillo en la mirada, ese sonrisa oculta detrás de sus ojos, dio media vuelta y empezó a correr de nuevo hacía el acantilado, cada vez estaba más cerca, su corazón ya no se distinguía los latidos, ya se estaba dejando llevar, ya no había vuelta posible, su mirada solo se fijaba en lo que tenia delante y no había nada mas, llegó al borde del acantilado y......El Lobo saltó......más lejos que nunca, más alto que nunca, pero con el coraje de siempre, cerrando los ojos y por un momento su corazón dejó de latir, volaba, disfrutando como nunca antes de esa sensación de libertad y felicidad y.......... El Lobo aterrizó al otro lado sano y salvo cerca de su hogar sonriendo con los ojos y sintiendo su corazón latir de nuevo.

Es muy fácil decir lo que uno piensa, pero muy difícil decir lo que uno siente.

6 comentarios:

Alury dijo...

Me gusta el cambio!!!!! :D
Me alegro que el lobo apostara todo al rojo ;)

Ayyyyyyyyyyyyyy (L)

Teogt500 dijo...

Alury; Ya sabes como es El Lobo, siempre apuesta al rojo......pero tu tranquila que dentro de poco otro de la manada también va apostar fuerte ;-)

Martin el currante dijo...

me gusta el cambio. Antes el lobo estaba solo y ahora va en manada. Felicidades. Otra cosa: a veces es mejor decir lo que quieren oir los demas y no decir lo que uno piensa para no herir a los demas. Ahí queda eso. Un saludo de martin vigilante.

Dawidh dijo...

Vamos, que el Lobo era una bella Mariposa (o bien iba flotando gracias a esos cigarritos de la risa que tanto gustan por el bosque), que novedad: ya lo sabíamos.

Anabel dijo...

Me encanta tu nuevo look!!!

Otro lobo de la manada va a aportar fuerte??? Mas detalles...go

Alury dijo...

Felicidades!!!! :D

Siempre en manada.

Siempre en manada.