viernes, 21 de mayo de 2010

Veni, Vidi, Vici. (Llegé, vi y vencí.)



Nunca hay que dejar de creer, sobretodo cuando los que más te importan, creen en ti.

Eran las 9 de la mañana y estaba tranquilo como siempre, no había nervios, ya que El nunca se pone nervioso. Bajó a la calle con los auriculares sonando a toda trapo y se fue a desayunar con sus compañeros, mientras apuraba su café, escuchaba los demás hablar sobre las posibilidades que tenia cada uno, estaba el eterno optimista, el que llevaba una semana diciendo que no había fallo, estaba también la más cauta, la que no se fiaba y reinaba en el ambiente un aire de nerviosismo, pero El no, El estaba tranquilo, le daba igual no tenia nada que perder.

10:30 de la mañana tocaba entrar, un señor llamaba a cada uno por su nombre y cada uno cogía un sitio, de camino a la silla El dejó caer la mano en el hombro de su compañera, intentando dar ese ultimo toque de animo. Mientras miraba la hoja que tenia delante pasó una cosa extraña, empezó a recordar las palabras de animo de sus amigos y como pocos dudaban de El, se acordó de su Wingman y como solo aportaba optimismo, se acordó como no, de esa persona que le hace sonreír con los ojos y como en ningún momento contemplaba el fracaso, se acordó de la manada, de los que leen esto y las palabras escritas de animo en entradas anteriores y se acordó de los que le acompañaron la noche anterior cuando no fue capaz de dormir......y le empezó a temblar las manos.

Estaba nervioso, su corazón latía a 200 y empezó a encontrarse mal, tenia ganas de levantarse, no estaba seguro, no quería fallar y se dio de cuenta que si que tenia algo que perder y que si que le importaba si vencía o no. Cogió el bolígrafo y empezó a contestar, le seguía temblando la mano y le costaba marcar los X en sus casillas, pasaba las preguntas y El no paraba de contestar y de repente llegó a una pregunta que no tenia la mas remota idea......lo dejó para el final y siguió contestando, cuando acabó volvió atrás y tiró de suerte y contestó esa pregunta al tun tun, esperando que la suerte le acompañara, levantó la mano, le recogieron las hojas, se levantó y se fue.

Tuvieron que esperar desde las 11 de la mañana hasta la 1 de la tarde para saber los resultados y que lento pasa el tiempo cuando quieres que pase rápido, ya no podía disimular los nervios, paseaba de un lado al otro sin saber si vencía o no. Por fin en la pantalla del ordenador apreció el nombre de una de sus compañeras, El se fijó en lo que ponía la pantalla, le miró fijamente, con cara serio y triste y le dijo una palabra solo.......apto......y disfrutó viendo como esa compañera estallaba de alegría y le daba un abrazo, iba apareciendo la misma palabra con los demás y la alegría se pegaba.....hasta que falló una y todos intentamos que ese sentimiento de tristeza fuera lo mas breve posible para ella y que no perdiera la ilusión para volver a intentarlo y por fin apareció su nombre y su apellido, con su D.N.I debajo y justo después...........la palabra APTO.......y El estalló, casi tira su profesora de la silla con el abrazo que le dio y no era capaz de parar de reír, había aprobado a la primera, con un fallo solo (que no fue el que tiró a boleo) y había vencido. Aun le queda la siguiente batalla pero parece que va a ser más divertido que esta.

Es curioso como puede cambiar la vida en tan poco tiempo y lo bien y feliz que me siento ahora mismo no sé lo que me espera mañana pero hoy fue un gran día.

Nunca hay que dejar de creer, sobretodo cuando los que mas te importan creen en ti.

viernes, 14 de mayo de 2010

Carpe diem quam minimum credula postero.(Aprovecha el día y no confíes en mañana)


Es muy fácil decir lo que uno piensa, pero muy difícil decir lo que uno siente.

A veces nunca sabemos donde nos llevan los caminos que somos obligados a coger y lo que en un principio parece una tragedia se convierte en una oportunidad y acabamos encontrando a nosotros mismos, sin barreras, sin fachadas, sin tener que aparentar nada y simplemente disfrutando del día y viendo como las personas que nos rodean disfrutan a la par con nosotros.

El Lobo ya debería esta cansado, era tarde y el bosque estaba vacío sabia que tenia que tener cuidado a volver a casa, pero no quería volver por el camino de siempre porque ya estaba muy visto, quería descubrir otros caminos que le demostrara algo nuevo que le hiciera sentir libre, que le despertara su lado salvaje y más autentico y que le permitiera sentir feliz sin ninguna restricción. Empezó a correr en dirección desconocido, rodeando el camino de siempre, hacia frío pero siguió corriendo esquivando los baches que había por delante, el corazón le latía con fuerza y los pulmones parecía que le iba a salir por el pecho.

Estaba un poco perdido, no sabía donde estaba su hogar, pensó en dar vuelta y coger el camino de siempre ya que por lo menos llegaría antes pero de repente delante de El, vio entre los arboles la entrada de su guarida, empezó a correr mas rápido que antes casi volaba....pero tuvo que frenar. Justo delante se acababa el camino en un acantilado de rocas afiladas como dientes y tan profundo que no se veía el fondo y del otro lado, como no, estaba su destino. El Lobo dio la vuelta mientras lamentaba tener que volver atrás mientras caminaba pensaba si podía saltar para poder llegar al otro lado, era una distancia considerable y la caída sería mortal, seguía caminando en dirección opuesta al acantilado cuando de repente paró tenía ese  brillo en la mirada, ese sonrisa oculta detrás de sus ojos, dio media vuelta y empezó a correr de nuevo hacía el acantilado, cada vez estaba más cerca, su corazón ya no se distinguía los latidos, ya se estaba dejando llevar, ya no había vuelta posible, su mirada solo se fijaba en lo que tenia delante y no había nada mas, llegó al borde del acantilado y......El Lobo saltó......más lejos que nunca, más alto que nunca, pero con el coraje de siempre, cerrando los ojos y por un momento su corazón dejó de latir, volaba, disfrutando como nunca antes de esa sensación de libertad y felicidad y.......... El Lobo aterrizó al otro lado sano y salvo cerca de su hogar sonriendo con los ojos y sintiendo su corazón latir de nuevo.

Es muy fácil decir lo que uno piensa, pero muy difícil decir lo que uno siente.

viernes, 7 de mayo de 2010

Changes. (Cambios.)


Hay tres cosas que alguien te puede dar que no tiene precio.....una de ellas es la confianza.

Hace tiempo atrás, decía que no volvería a confiar en nadie.
Hace tiempo atrás, decía que no volvería a creer en nadie.
Hace tiempo atrás, decía que no volvería a sentir nada por nadie.
Hace tiempo atrás, era mas fácil caminar solo.

Sabéis que?.......hace tiempo atrás decía muchas tonterías.

Hay tres cosas que alguien te puede dar que no tiene precio.....una de ellas es la confianza.

Siempre en manada.

Siempre en manada.