sábado, 29 de enero de 2011

There´s always somwhere to go. (Siempre hay algún sitio donde ir.)



Todos necesitamos escapar alguna vez.

A veces tenemos bajones donde andamos desganados y lo fácil es perderse, desaparecer pasar de todo y dejar que los acontecimientos te vencen, nunca me gustaron las cosas fáciles.

Entonces cuando me levanté ayer sabía que tenia que hacer algo para recordar para que hay que enfrentar la vida de frente y de cara.
Asi que pensé donde tengo mis mejores recuerdos? donde siempre he pasado bien y me he sentido sencillamente feliz? Pues la respuesta era facil.

Ahora faltaba la compañía no quería ir solo pero tampoco quería imponer mi ley "te apetece perderte hoy tu y yo nadie mas?" y una simple contestación me valió "si, porque no".
Ya por la tarde fui a buscar a un amigo mas a la casa de mi madre, mi perro Rocky, en Taboexa siempre me gustó pasear con el perro por el monte con el Wingman perdernos y llegar tarde para cenar, eramos dueños de nuestro ambiente y esos paseos siempre me ayudaba, entonces porque no me iba ayudar ahora?

Después de preparar los asientos de atras para Rocky (para intentar que no me llenara todo de pelo) cogí carretera y claro, como no me confundí de salida y tardamos en llegar algo mas de lo normal pero cuando al final llegamos, alli estaba esperándonos saludando con rugidos y parecía que hubiéramos viajado atrás en el tiempo, a nuestro sitio, a nuestro lugar, a nuestra playa.

Rocky nunca había estado en una playa y al principio se asustaba con los rugidos del mar pero pronto ya se estaba corriendo para un lado al otro haciendo nuevos amigos con los perros que también paseaban por la playa.

Silvia de repente cogió una botella vacía y se disponía llenarla de agua del mar (le encanta cojer recuerdos como un bote de arena o una botella de agua o hasta una piedra que encuentra por el camino en un día bueno) cuando de repente escuché uno de sus típicos ruidos, algo así como uiiiiiiiiii cuando volví a verla estaba con el agua hasta los tobillos o algo mas y pensé ¿y las zapatillas donde los puso? cuando el agua se echó para atrás me di cuenta que aun los llevaba puestos jajajajaja claro que después hacia frío y Ella directamente no sentía los pies jejejejeje

Sentado allí en la arena con el ruido del mar, con el perro corriendo para un lado al otro y con Silvia a mi lado me volví sentir tranquilo y dueño del ambiente.

Volvimos, después de dejar el perro en casa y saludar de nuevo a mi madre, cenamos los dos y nos metimos en cama a ver una película mientras que nos escondíamos del frío. Felices tranquilos y plantando cara a la vida. Mientras las zapatillas de Silvia secaban en un rincón.

Todos necesitamos escapar alguna vez.

miércoles, 26 de enero de 2011

The world is a vampire.



Alguna vez te has cansado de reír?

Suelo ser bastante positivo pero últimamente ando un poco desganado, privado de mi orgullo que siempre he mantenido y detalles pequeños de gente que en teoría me quieren me acaban por cansar y gastar esa buen humor que intento mantener y acaba, poco a poco dejando marca.

El mundo es como un vampiro poco a poco desangrándote cambiando tu ser en algo que no te gusta, te sientes agotado de poner buena cara y dar explicaciones cada 5 min porque a veces parece que todo que hace uno esta mal (y talvez sea así) pero tan difícil es ver lo que uno hace bien? porque es mas fácil acordar mas de los fallos que de los virtudes?

En fin mañana será otro día a ver si hago algo bien o por lo menos que se vea.

Te has cansado alguna vez de reír?

domingo, 9 de enero de 2011

Roots. (Raices.)



No hay nada mejor por la mañana que un buen paseo en un Hurricane.

En mayo de 1940 los aliados luchaban para intentar frenar el avance alemán sobre Francia, desde tierra y aire.
Las batallas aéreas entre la R.A.F y la Luftwaffe eran constantes y en una de estas batallas 4 hombres fueron derribados en territorio ocupado.

Se juntaron en tierra y avanzaron escondiendo por la maleza hasta que llegaron a un pequeño pueblo en el norte de Francia, no tenían armas ni comida ni nada y por lo que ellos sabían estarían rodeados. Estuvieron 4 días atrincherados en una casa abandonada en las afueras vigilando el pueblo buscando cualquier indicio de movimiento Alemán.

Tenían hambre y frío y solo encontraron unas latas de conservas en la casa que repartieron entre los 4, sabían que tenían que salir y buscar alguien que les ayudara en el pueblo pero también sabían que si llegara a contactar con las tropas amigas volverían a luchar y tal vez no tendrían tanta suerte para poder saltar a tiempo.

Fedrick un joven piloto que aprendió volar de casualidad se levantó y exclamó ¨bueno chicos esto de estar con los pies en tierra me empieza aburrir, me voy al pueblo a ver si tiene un Hurricane que me pueden prestar y de paso os traigo una barra de pan¨, y con eso sin esperar respuesta salió por la puerta.

Resulta que el pueblo aun no había sido ocupada y después de varios días pudieron comer algo y tomar una buena taza de te. Unas días después los cuatro estaban en una playa empapados y a la espera de ser masacrados por fuerzas alemanas que avanzaban por detrás de unas colinas pegados a la playa, esa playa se llamaba Dunkerque.

Los 4 fueron rescatados por la marina Inglesa y por barcos de particulares que fueron a buscar las tropas acorralados en dicha playa. Aunque Fedrick tenia miedo a los barcos y solo protestaba que quería dar un paseo en su Hurricane por el aire ya que el mar es para los peces.

Los 4 volvieron a volar y participaron en la batalla de Inglaterra pero solo dos sobrevivieron la guerra y uno era Fedrick, que se mudó para la isla de Jersey a lado de Inglaterra, ahí montó una tienda que arreglaba radios y mas adelante vendía los nuevos televisiones.

Se casó con una chica al que en vez de arreglar su radio la estropeó de todo y en compensación la invitó a cenar. Tuvieron una hija y estuvieron casados 30 años hasta que Federick falleció por un cáncer de estomago.

Fedrick era un luchador no se rendía nunca ni atrincherado en una playa ni cuando salió por pan su sentido de humor era de admirar cuando su futuro solo perecía negro y sin salida, ni el hambre pudo con esa humor.

Llamó a su hija Juliet.....y Juliet es mi madre. Espero que ahora Fedrick puede pasear todo lo que quiere en su Hurricane ya que....

No hay nada mejor por la mañana que un buen paseo en un Hurricane.

Siempre en manada.

Siempre en manada.