domingo, 18 de marzo de 2012

Split second.


Hay momentos en esta vida que parece que todo se acaba, por suerte solo parece.

Llovía, un día normal de camino al trabajo, escuchaba una buena canción y conducía tranquilo tenia tiempo de sobra para llegar. El camino lo sabía a la perfección pero hoy iba mas despacio que lo normal porque estaba lloviendo después de varios días de seco.

Ya quedaba poco acaba de salir de la autovía y estaba a punto de incorporarme al ultimo tramo antes de llegar a mi destino .....algo iba mal.......la parte trasera del coche empezó a deslizar.... parecía que todo se ponía en cámara lenta el coche iba metiéndose en el carril contrario giré el volante como tantas veces hago cuando juego algún juego de coches...se me volvió al sitio pero ahora iba hacia la parte de fuera de la carretera ya no me iba a dar tiempo iba a chocar solté el volante en el ultimo momento.........

Ruido....mucho ruido....y acto seguido silencio.....mucho silencio.....oscuridad y tranquilidad.....ninguna luz ....ni túnel....ni nada parecido.......y una voz. Una voz en Inglés. ¨A ver venga sal del coche vas a quedar ahí todo día?¨  no puedo salir estoy girado sobre mi lateral derecho....¨si no te sacas el cinto no vas a poder salir pareces idiota joer¨  abro los ojos veo el cuadro del coche delante mía pero girado....busco el cinto.....lo encuentro y la desabrocho ¨muy bien ahora abre la puerta y sal del coche¨ me decía la voz. Pero la puerta se abrió solo y una señora estaba ahí....¿estas bien?

Creo que si, estaba algo mareado, cuando giré vi la chuliña acostada sobre su lado derecho metida en una cuneta, piensa Timoteo piensa....el móvil...necesito el móvil.... volví al coche y cojo el móvil que estaba al otro lado llamo a mi suegra mientras que la señora llamaba un ambulancia ¿un ambulancia para que? si estoy bien la señora me sonrió y me dijo sera mejor que te vean.

No me pasó nada pero es increíble lo rápido y lo lento que pasa todo no me dio tiempo controlar el coche pero por lo menos fui capaz de ponerlo suficientemente derecho para que no evadiera el carril contrario tuve suerte como casi siempre ni un rasguño.

Doy las gracias a la familia de Silvia por estar ahí y preocuparse por mi y a mis compañeros de trabajo quienes llamaron ayer no para saber cuando vuelvo sino para saber como estaba.

Hay momentos en este vida que parece que todo se acaba, por suerte solo parece.

2 comentarios:

Morpho dijo...

Menos mal que queda en un susto el tema.Lo importante es que tu estàs bien.El coche poco a poco se arregla.
"Moraleja"..Hay que jugar màs al Grid con Morpho!!!

OCTUBRE dijo...

Primero....¿Un ambulancia?¿?¿? Nenooo que esto es en castellano...jajjajajaj

Segundo....Me alegro que todo haya quedado en una anécdota mas para contar, pero por favor la próxima vez busca una sin susto incluido, gracias.

Un besote

Siempre en manada.

Siempre en manada.